Living Building Challenge: Viviendo la Visión, Viviendo con la "Red List"

El Living Building Challenge (LBC), el programa insignia del International Living Future Institute (ILFI), representa una de las definiciones más visionarias, exhaustivas y ambiciosas de lo que significa construir de manera sustentable. Los arquitectos y diseñadores detrás de la norma han realizado un trabajo impresionante, transformando los impactos del entorno construido de negativo a positivo. 

Interface apoya la visión de ILFI. De hecho, Interface se ha asociado con ILFI para desarrollar programas en áreas en las que tenemos una gran experiencia, incluidos proyectos de impacto social, biomimetismo y biofilia (Interface es miembro fundador del Biophilic Design Initiative).

Inevitablemente, incluso dos organizaciones tan alineadas en sus visiones de transformación como ILFI e Interface no están de acuerdo en todo. Buscando establecer la vara alta, LBC no se basa en ganar puntos opcionales como LEED, pero en una larga lista de “imperativos obligatorios,” incluyendo el uso de energía neta cero, el uso de agua neta cero, el diseño biofílico y evitar productos que contengan materiales en la Red List de LBC.

¿Qué le falta a la Red List?

Como fabricante responsable, Interface evalúa exhaustivamente los impactos y las compensaciones de la fabricación de un producto. Por ejemplo, los productos estándar de Interface en América se administran en un sistema certificado de ciclo cerrado y cuentan con: de LBC

  • al menos 98% de energía renovable
  • 66-89% de materiales reciclados (incluidos los plásticos oceánicos)
  • cero productos químicos regulados ni recubrimientos de hilo fluorado
  • cero contribución neta al calentamiento global

A pesar de esto, estos productos estándares no se pueden usar en un edificio Living Building Challenge debido a que la definición actual consiste casi en su totalidad en si un producto contiene ingredientes en la “Red List” de materiales de LBC. Al seguir el modelo de la Red List, el hecho de que nuestro backing estándar contenga una pequeña cantidad de plástico PVC hace que todo lo demás pierda relevancia.

Interface y el Living Building Challenge

Los equipos de proyecto de Living Building Challenge continúan seleccionando productos de Interface, incluidas las oficinas con certificación LBC de ILFI y Delos (desarrollador del WELL Building Standard). Sin embargo, utilizan backings alternativos de Interface que cumplen con LBC con etiquetas de declaraciones libres de la Red List.

Esto apunta a los límites de la Red List. Si no se tiene en cuenta la gama completa de factores, incluyendo si un producto ofrece un reciclaje de ciclo cerrado y considera impactos del cambio climático en la salud, pueden haber intercambios no deseados. 

Interface considera el uso de químicos seguros en todos los productos como un requisito básico esencial para crear mejores productos. Hacer frente a los impactos del ciclo de vida completo de los productos para garantizar la protección de la salud humana y del ecosistema es un desafío mucho mayor que requiere el desarrollo de nuevos sistemas empresariales.

La insinuación de los sistemas basados en la Red List como LBC y Cradle to Cradle es que podemos reemplazar todos los materiales viejos e imperfectos que hemos usado en el pasado con nuevos materiales “limpios”. Aunque es admirable en su intento de eliminar los peligros para la salud humana, esta estrategia no es escalable en un planeta finito donde “nuevos” materiales deben ser extraídos de un ecosistema en algún lugar­–ya sea un pozo de petróleo, un bosque, un campo o una mina. En Interface, aspiramos a crear productos que no solo sean seguros de usar, sino seguros para la vida de todos a lo largo de todo el ciclo de vida del producto. Los materiales que obstruyen el océano con plásticos o llenan la atmósfera con gases de efecto invernadero no son “seguros,” incluso si no vienen en la Red List.”

¿Los productos fabricados con materiales de desecho deben tener un rendimiento impecable y ser completamente seguros de usar? Por supuesto. Pero eso es solo tener un buen negocio. No es necesariamente la Revolución Industrial 2.0 en la que Interface e ILFI creen tan apasionadamente.

Entonces, a medida que ILFI continúa expandiéndose hacia nuevas áreas de influencia y certificación, continuaremos aplaudiendo su visión y asociándonos con ellos en nuestros objetivos compartidos. Ninguno de nosotros puede hacerlo solo.

Artículos relacionados