Escuchar es Creer

Podemos tener diferentes puntos de vista sobre lo que hace que el ambiente de trabajo sea perfecto, pero todos podemos estar de acuerdo con que el ruido no deseado no es parte de la ecuación. Ya sea en una oficina, escuela, hospital o incluso en tu casa, los ruidos repentinos, fuertes o variables son irritantes y distraen. ¿Pero sabías que además son malos para ti?

Un artículo de Harper's Bazaar, "Cómo el ruido urbano te está matando lentamente", cita un estudio en el que "unos empleados de oficina en un cuarto ruidoso estaban menos motivados a completar tareas cognitivas y tenían niveles altos de la hormona del estrés, en comparación con los que estaban en un cuarto silencioso—pero no se sentían especialmente estresados." Básicamente, tenemos una reacción física al ruido no deseado. Entonces, ese compañero de oficina al que le gusta poner su teléfono en altavoz o el que está sentado a dos escritorios de distancia que no entiende el concepto de "voz interna" podría estar afectando más que solo tu temperamento.

Descubre el Costo Verdadero del Ruido

Manejando el Ruido con Pisos

Hay muchas cosas que puedes hacer para minimizar el ruido en tu entorno. Lo más simple, por supuesto, es reducir las cosas que hacen ruido, pero esa no es realmente una opción cuando se trata de personas.

Otras consideraciones son el diseño y los acabados interiores que estás utilizando. Ambos tienen un gran impacto sobre el nivel de ruido de un espacio, y tal vez el mayor acabado sea tu piso. Ponlo a trabajar para ti y ve la diferencia que hace.