Una base para la rentabilidad

Ahorro desde el primer momento de la instalación

Nuestro formato modular es sumamente económico. En comparación con una moqueta en rollo, se generan muchísimos menos residuos. (En el caso de una moqueta en rollo colocada en una habitación normal, se produce entre un 10 % y un 15 % de residuos, mientras que con la moqueta modular estos se reducen a un 3 % o un 4 %, o incluso menos con nuestros diseños no direccionales).Hay que comprar menos porque se tira menos.

Además, nuestro pavimento modular resulta más rápido y fácil de manipular y colocar, sobre todo gracias a nuestro sistema de instalación sin cola TacTiles®. Y, por descontado, al ahorrar tiempo se ahorrará aún más dinero.

Mantener el buen aspecto y reducir los costes

Nuestros productos mantienen la inalterabilidad del color y el buen aspecto. Por eso, su inversión perdura más, incluso si emplea productos de limpieza agresivos. La mayoría de los derrames son fáciles de tratar y, en el caso de manchas más difíciles, puede retirar la loseta y someterla a una limpieza más profunda, o bien cambiarla por otra.

Cambiar tan solo una loseta, eso no se puede hacer con una moqueta en rollo. La eficiencia funcional del pavimento modular supone menos molestias para los huéspedes y un menor riesgo de perder tanto ocupación por habitaciones como ingresos.

Incorporar la naturaleza para generar negocio

Nuestro enfoque centrado en el biophilic design no solo incorpora la naturaleza, sino que también puede mejorar la rentabilidad de los hoteles. Los estudios demuestran que dicho enfoque puede aumentar los ingresos por habitación disponible, sencillamente porque logra que más personas deseen pasar más tiempo en ellas.

En el vestíbulo, los huéspedes y visitantes locales decidirán reunirse para tomar un café o una copa, atraídos por la relajante y revitalizante conexión con la naturaleza. Nuestro reciente informe ha concluido que los vestíbulos de hoteles biofílicos disfrutan de una tasa de interacción un 36 % superior a la de los vestíbulos convencionales, lo que supone obtener más ingresos sin tener que ocupar más camas.