Libertad construida: la nueva sede de Philips en Hamburgo

Innovar sólo es posible realizando cambios. Iniciar el proceso y moldear el cambio con éxito exige audacia, determinación y una nueva forma de pensar de todos los involucrados.

Este fue el desafío al que se enfrentó Philips DACH al planear la reubicación de su sede en el norte de Hamburgo, Alemania.

Una transición suave de lo tradicional a lo moderno fue el enfoque principal de la compañía. En los últimos 10 años, su sede se encontraba en dos torres de oficinas clásicas de dieciséis pisos, con pequeños cubículos individuales. En cambio, el nuevo edificio proporcionó un diseño de oficina innovador y no territorial, que comprendía varias soluciones de espacios abiertos y múltiples.

Las innovaciones como el modelo de escritorio compartido, que elimina los lugares de trabajo fijos y ofrece amplias zonas abiertas para el trabajo interactivo, inicialmente causaron dudas - especialmente con respecto a la acústica y la posible falta de privacidad que podía afectar la concentración.

Junto con el arquitecto Kim Mark Bobsin (socio de Seel Bobsin) y con asociados como Interface, Philips asumió estos desafíos y diseñó un entorno de trabajo innovador, atractivo y extremadamente moderno que genera un efecto positivo en el bienestar personal y la colaboración entre los empleados. El diseño de pisos individuales con estilos típicos de Hamburgo en el nuevo entorno de trabajo, también juegan un papel clave al impulsar la identificación del empleado.

"Siempre hay un fuerte sabor regional en todas las ubicaciones de Philips", explica Kim Marc Bobsin. "Teníamos un alcance relativamente grande en cuanto a la libertad en el diseño".

Con su combinación de colores, mobiliario y accesorios decorativos, cada uno de los seis pisos refleja un tema histórico o local de la ciudad Hanseática. Por ejemplo, el primer piso refleja una "ciudad en el agua", donde el azul es el color predominante, y las gaviotas y las sillas de playa de mimbre tradicionales le dan una sensación náutica.

Otros pisos se centran en los aspectos culturales de Hamburgo, utilizando temas como la vida nocturna del distrito de Reeperbahn o los parques de la ciudad, proporcionando lugares para fomentar la colaboración en equipo y al mismo tiempo ofreciendo zonas tranquilas y relajantes, como la ciudad misma. El fuerte sabor regional también ayuda a asegurar que el personal sienta una conexión con sus nuevas oficinas, ya que las referencias a patrimonios locales en el nuevo espacio de trabajo producen una sensación de familiaridad.

La participación de los empleados también fue importante para el proceso de desarrollo de la nueva oficina. En total, 25 grupos de proyectos participaron activamente en la fase de planificación de la nueva sede y aportaron ideas y requerimientos específicos para las nuevas oficinas.

"El interés y la participación fueron enormes", confirma Kim Marc Bobsin. "Muchas de las ideas de los empleados se incluyeron en el diseño de lo que se conoció como áreas de receso, ubicadas en el centro de cada piso en forma de T".

Los eventos informativos y las sesiones de preguntas y respuestas brindaron transparencia, mientras que las actualizaciones del proyecto podían consultarse en cualquier momento en un sitio web creado especialmente para esto. Las inquietudes y preocupaciones que surgieron previas a la mudanza se podían aclarar de esta manera ya que, al estar involucrados en el proceso de cambio, los empleados podían conectar con el nuevo espacio.

Los pisos modulares de Interface sirvieron de base en el diseño de este nuevo concepto de oficina abierta. En Interface, trabajamos para crear +Positive spaces, y estamos convencidos que el diseño de un espacio debe mejorar el bienestar, la productividad y la creatividad de quienes lo utilizan. Para Philips, este diseño positivo tiene que ver con la creación de un espacio que inspire a los empleados mediante la adopción de diferentes maneras de trabajar y de habitar el edificio.

Las alfombras modulares Equilibrium, de Interface fueron integradas a la paleta de color de cada uno de los seis niveles de pisos de la oficina, mediante el desarrollo de colores personalizados en conjunto con Philips y el equipo de Concept Design de Interface. La paleta de color también ayuda a simplificar la orientación dentro del edificio. Esta sutil zonificación promueve la búsqueda intuitiva de caminos, guiando a los usuarios a través del edificio, indicando el propósito de las áreas individuales y señalando los lugares para despejarse, como las áreas de receso.

El piso Interface no sólo es una contribución valiosa en términos de diseño general, sino que también ayuda con la acústica. Gracias a sus excelentes propiedades de absorción de sonido y al respaldo acústico SONE®, Equilibrium satisface las altas demandas relacionadas con la acústica del diseño de pisos, y su modularidad permite un diseño flexible y adaptable de espacios de oficinas.

Ahora los empleados de Philips pueden elegir las condiciones de trabajo ideales de acuerdo con su proyecto - ya sea en un espacio de trabajo abierto, un área de descanso o una sala de juntas más silenciosa.

La nueva sede de Philips cuenta ahora con espacios funcionales, innovadores e inspiradores donde los empleados son el centro de atención. Y gracias a su concepto de diseño holístico, da un paso hacia el mundo laboral del futuro.

Artículos Relacionados