¿Quién necesita la belleza?

Hay un misterio tentador en nuestras respuestas intuitivas hacia la belleza y la experiencia sensual y el placer asociado con lo que escuchamos, tocamos, saboreamos, olemos o vemos. Ahora la ciencia nos dice que no simplemente deseamos este tipo de belleza, la necesitamos. En una era en donde pasamos la mayoría de nuestro tiempo en espacios interiores, es más importante que nunca que llenemos esta necesidad humana básica haciendo que la belleza se dé en nuestro entorno construido.

La intuición humana, la neurociencia la  investigación de construcciones se están uniendo para decirnos que los espacios bellamente diseñados pueden sacar a relucir lo mejor de las personas. ¿Entonces cómo es la belleza se convierte en un elemento funcional del diseño y no solo un factor estético?

Comenta y sigue leyendo nuestro blog