En Bus, Viajo

Hoy nos despedimos de Milano y vaya si no la pasamos increíble allí. Para continuar con mi nuevo ritual italiano mañanero, me tomé un cappuccino y comí croissants mientras observaba a las personas que corrían para ir a sus trabajos atravesando la piazza enfrente del Duomo di Milano.

Comenta y sigue leyendo nuestro blog