Lo analógico se funde con lo digital

Una entrevista a David Oakey, diseñador de productos

En 1982, cuando la maciza consola doméstica Commodore 64 irrumpió en el mercado y Sun Microsystems, el que fuera un gigante tecnológico y que más tarde volvería a serlo, acababa de abrir sus puertas, el pronosticador de tendencias John Naisbitt hizo la predicción radical de que los ordenadores se integrarían completamente en las esferas del trabajo y del ocio. En su libro Megatendencias, llegó a concebir una reacción violenta a esta digitalización absoluta, afirmando que «debemos aprender a equilibrar las maravillas materiales de la tecnología y las demandas espirituales de nuestra naturaleza humana».

Según David Oakey, diseñador de productos globales para Interface, el concepto «alta tecnología y alto grado de toque humano» de Naisbitt es más premonitorio que nunca. Mientras que, hasta hace poco, interactuar con ordenadores era una cuestión de esto o lo otro, lo cual consistía en pasar tiempo sentado frente al monitor o apagar el ordenador una vez acabado el trabajo, la tecnología está ahora completamente integrada en nuestras vidas. Es más, algunos fabricantes tecnológicos han comenzado a aportar a sus dispositivos una calidez y cualidad táctil que humanizan su presencia constante. La última colección global de David Oakey para Interface, Visual Code™ «es un homenaje a la tecnología y a los productos artesanales» en ese sentido.

Dentro de la colección Visual Code, Circuit Board personifica la unión de lo virtual con lo sensorial. Mientras que las líneas dinámicas de este patrón evocan la electrónica, su pelo corto suaviza la imagen de circuitos. De hecho, gracias a esa textura, el patrón puede parecerse más bien a los motivos aztecas que a un chip de silicio. Oakey también observa que los colores disponibles fomentan los deseos ancestrales de la naturaleza humana: los rojos vivos de Circuit Board y otros matices recuerdan a esas floraciones de la primavera que vigorizan e inspiran a las personas tras el gris invierno. Los patrones de Visual Code, llamados Static Lines y Hard Drive , también fusionan lo analógico y lo digital, combinando patrones de trajes tradicionales con un arte defectuoso: un tratamiento estético que se remite a la electrónica distorsionada y a los datos dañados. Si bien Circuit Board es la combinación más equilibrada de alta tecnología y alto grado de toque humano de Visual Code, Static Lines y Hard Drive demuestran un ligero giro hacia lo artesanal.

Los siete patrones restantes de Visual Code redistribuyen aún más ese equilibrio hacia textiles antiguos, donde Plain StitchStitcheryStitch Count representan tejidos prietos, mientras que los cuatro productos de la serie Black & White muestran vetas gráficas y superficies nudosas. «Podemos tener clientes que se inclinen hacia la simplicidad y la calma, y otros que busquen algo más divertido y optimista», explica Oakey sobre las distintas interpretaciones. «Depende completamente de cada empresa», continúa.

Asimismo, hace hincapié en que la diversidad de Visual Code puede ser útil en un solo lugar. «Hay un producto base que podría cubrir el 60 o el 70 por ciento de un espacio interior, como puede ser la zona para las estaciones de trabajo, pero esta colección también tiene en cuenta todas las salas de reuniones, los espacios de encuentro entre zonas, las oficinas privadas y los lugares donde acudir en busca de soledad, que requieren algo que sea un poco más especial», expone Oakey. El diseñador afirma que la diversidad de Visual Code refleja una investigación de última hora realizada por Microsoft y Steelcase donde se constata que el 72 % de los trabajadores cree que su éxito futuro depende de la creatividad, y que «disponer de momentos de exploración individual, descanso cognitivo, conexión social, cocreación y evaluación» ayuda a definir un espacio de trabajo creativo.

Oakey considera que la variedad estética de Visual Code también es una analogía de la visión que planteaba hace unas décadas Megatendencias sobre la vida contemporánea. «Al igual que distintas personas pueden encontrarse en un espacio en cualquier lugar gracias a que su tecnología ya no está conectada a un cable, ahora podemos observar numerosos tipos de actividades que ocurren al mismo tiempo», señala. «La colección aúna todo eso».