Las cuatro maneras en que podemos recuperar nuestro clima

Vivir sin dejar huella

Es la definición en sí misma de la sostenibilidad: hacer negocios de maneras que restituyan todo lo que toman de la tierra.

Esto no es nada nuevo para nosotros. Es nuestra Mission Zero® y se ha convertido en nuestra manera habitual de hacer las cosas. Centramos todos nuestros esfuerzos en tomar solo lo que se pueda restituir y estamos acelerando el paso hacia nuestro objetivo de 2020, pasando de ser una empresa basada en el petróleo a una basada en la energía renovable.

Amor por el carbono

Ha llegado el momento de dejar de ver al carbono como un enemigo y empezar a considerarlo un recurso. Debemos ayudar a este elemento fundamental de la vida a hacer el trabajo asignado por la naturaleza.

En Interface, exploramos activamente las materias primas que usan el carbono o que lo retengan para fabricar nuestros productos.

Y estamos invirtiendo en investigación para fomentar estos procesos. Como fundador original del proyecto DrawDown, apoyamos las soluciones tecnológicas, ecológicas y sociales para revertir el calentamiento global.

Por supuesto, el cambio de nuestra relación con el carbono es algo que no puede ocurrir de manera aislada. Para que su efecto sea notorio, requerirá la colaboración de muchos socios. Nos inspiramos en otros como en los zapatos sin huella de NGR y en Blue Planet.



Dejemos que la naturaleza enfríe

La naturaleza tiene el poder de regular el clima, pero solo si los seres humanos no interferimos. En la actualidad, estamos interfiriendo con los sistemas reguladores de la Tierra al contaminar nuestro aire con exceso de carbono. Necesitamos cambiar nuestras prácticas empresariales y dejar que la naturaleza haga su trabajo: enfriar.

Interface está explorando nuevas prácticas que permitan a nuestras fábricas funcionar como ecosistemas. Nuestro programa piloto, Factory As A Forest, tiene como objetivo encontrar la manera de ir más allá de causar menos daños y de hacer el mayor bien posible de forma activa.

Liderar la nueva revolución industrial

No cabe duda de que la industria ha sido un motor del progreso humano. Pero las consecuencias imprevistas que la industrialización ha tenido en el medioambiente han sido graves. Lo que se necesita ahora es una industria que trabaje con la naturaleza, no en contra de ella, y que cree nuevos modelos empresariales para impulsar un cambio positivo.

También hemos desarrollado un innovador programa de arrendamiento perenne de moquetas y seguiremos explorando nuevos modelos dirigidos a crear un ajuste climático para seguir viviendo.